La vivienda es un bien básico y normalmente la mayor inversión de una persona durante su vida. En este campo los problemas que nos encontramos con mayor frecuencia son los siguientes:

Defectos en la construcción.

Los promotores o vendedores de una vivienda deben responder del bien que están vendiendo. Dada la especial relevancia de este bien y su elevada significación económica la protección que le otorga el derecho es una protección reforzada. La ley de  ordenación de la edificación y su responsabilidad decenal establece unas relevantes garantías para el comprador y también existe la responsabilidad derivada de toda relación contractual.

Legalización de viviendas.

El procedimiento que regula la actividad urbanística es complejo y es posible que algún inmueble no haya cumplido con todos los requisitos que este establece y por tanto se encuentre fuera de ordenación. Si es su caso estudiaremos la situación y le propondremos aquellas medidas que consideremos que tienen una mayor viabilidad.

Nuevos proyectos urbanísticos.

Si Usted es promotor y necesita ayuda en su actividad de planeamiento  o de promoción inmobiliaria también podemos ayudarle.